La brecha digital limita la economía circular

Los consumidores se encuentran con dificultades para digitalizarse, especialmente en los últimos tiempos

Con la llegada de la pandemia este reto se ha hecho aún más importante pues hemos asistido a una transformación digital realmente acelerada. Por ello, tener un ordenador casi por cada miembro de la familia se ha vuelto esencial.

Sin embargo, algunos consumidores no han tenido las herramientas o los medios para contar con al menos un ordenador en el hogar. Se han sentido desplazados ante la acuciante aceleración e inmediatez del entorno digital.

Contar con los medios adecuados no solo es imprescindible para el trabajo o los estudios, sino también para realizar procedimientos administrativos o tener acceso a servicios financieros y bancarios. Asistir a asambleas, reuniones o seminarios son otras actividades ahora virtualizadas.

Parece que todo se ha digitalizado hasta el punto de hacer la compra habitual de comida por internet. Muchas familias ya lo hacían, pero la crisis provocada por la COVID-19, incitó el incremento del consumo virtual para no exponerse en el supermercado.

En cambio, otros consumidores, especialmente los habitantes de la España rural tienen el agravante de la mala conexión. Esto se traduce en la dificultad para conectarse a la red a una velocidad adecuada.

Para observar este tipo de comportamiento cada vez más digitalizado durante la crisis sanitaria y la situación a la que se someten los consumidores hay que recurrir a la guía práctica de ADICAE ‘Nuevo consumo en tiempos de pandemia’.

Dos cuestiones: las competencias digitales y la accesibilidad a internet

Las tecnologías están cambiando la forma en que los consumidores se comunican, pero también los hábitos de vida y de trabajo. Aunque los datos sobre acceso a internet han mejorado entre 2019 y 2020 (95,3% frente al 91,2% de 2019), una de cada diez familias no cuenta con acceso a internet en sus hogares. Existen diferencias relevantes, sobre todo, según la edad o el nivel socioeconómico.

  • Los más jóvenes con acceso a internet lo utilizan con gran facilidad, pero se está dejando atrás principalmente a los mayores de 65 años. Ponerse al día con las innovaciones tecnológicas resulta cada vez más difícil. Y, al trasladar la mayor parte de actividades presenciales a la forma online, muchos consumidores no saben cómo digitalizarse.
  • La crisis económica aumenta las diferencias socioeconómicas. Muchos consumidores han bajado el rendimiento escolar. En los hogares con menores ingresos disponen de mayor porcentaje en el acceso a internet solo mediante dispositivos móviles que dificultan el seguimiento de las clases o el trabajo.

Si bien es cierto que la población de edad más avanzada y aquellos que cuentan con ingresos más bajos tienen bastantes dificultades para acceder a la digitalización, la mayoría de los consumidores, se ven envueltos en una espiral de consumo por el comercio electrónico.

La brecha digital generacional

Manipulación en las compras online y perjuicio para la economía circular

En los últimos tres meses de 2020, el 53,8% de los consumidores de entre 16 y 74 años compró por internet, un 14,7% más que el año anterior. El caldo de cultivo perfecto para que, de forma preocupante, se propiciara un aumento de determinadas prácticas comerciales agresivas y no sostenibles, tales como el greenwashing, la obsolescencia programada, publicidad engañosa, en más del 70% durante el confinamiento.

Las corporaciones utilizan técnicas verdaderamente manipulativas para vender a toda costa sus productos

Muchos productos que se comercializan tanto en las tiendas físicas como ahora online no son realmente sostenibles. En bastantes ocasiones los productos no son beneficiosos para el medioambiente, pero la entidad se encarga de que lo parezca realizando el llamado `lavado verde’ o greenwashing. Además, el hecho de las compras online se traduce en una ventaja para las empresas que realizan estas prácticas pues el consumidor no puede palpar directamente el bien ni descubrir, quizás, el engaño.

Estudio Anual eCommerce 2020

El comercio online conlleva costes medioambientales

La transformación digital ha impulsado un consumo masivo online que además se traduce en costes medioambientales no solo por el producto en sí sino también por el embalaje y el envío. Los productos se sobreenvasan utilizando mucho plástico e incluso se envían pedidos sueltos al mismo domicilio cuando se realiza una única compra. Todo ello implica traslados innecesarios, consumo de combustible, emisiones a la atmósfera y una mayor congestión de tráfico en las ciudades.

Llevar a cabo una economía circular es cada vez más difícil, especialmente si las entidades utilizan prácticas de dudable fiabilidad. El greenwashing, la obsolescencia programada o la publicidad encubierta son solo algunos ejemplos de las prácticas comerciales agresivas y engañosas contra las que no es fácil combatir. Por ello, reforzar la vigilancia del mercado es una necesidad, ya que actualmente la regulación establecida es insuficiente.

La publicidad encubierta ha sido una práctica desleal muy recurrente durante la pandemia. En este caso, las entidades han intentado todo tipo de herramientas para que el consumidor cayera en sus garras. Por ejemplo, la imagen de un virus junto a la imagen del producto a la venta o junto al logotipo de una autoridad gubernamental o de profesionales de salud. Afortunadamente, la Unión Europea ha publicado un informe para conocer las prácticas más frecuentes y dar luz a aquellas técnicas prohibidas.

La transformación digital sostenible

Existen estafas de pago anticipado, fraudes con tarjetas de crédito, phishing o pharming. Estas prácticas fraudulentas están descritas en esta guía práctica de ADICAE para que los consumidores las identifiquemos y evitemos.

Algunas acciones van más allá creando opiniones falsas favorables a sus productos. Es sospechoso, por ejemplo, si en las opiniones hay muchas fotos y vídeos. Los usuarios no suelen dedicar tanto tiempo y esfuerzo en promocionar un producto. Por tanto, todos los consumidores estamos siendo víctimas de estas oscuras estrategias con las que es difícil tomar decisiones informadas sobre los aspectos ambientales y circulares de los productos.

Las corporaciones abusan de los sesgos de comportamiento y distorsionan los procesos de toma de decisiones. En este sentido, la Unión Europea ha establecido ciertas directrices para reforzar la resiliencia del consumidor y llegar a una recuperación sostenible con la Nueva Agenda del Consumidor.

Entre los cinco ámbitos prioritarios destaca la transformación digital con iniciativas que presten una mayor atención a la integración, la inclusión, la sensibilización y la educación de los consumidores. Todo ello para que participen de forma activa en un mercado en línea en constante evolución.

Es imperativo dirigir los esfuerzos de estas iniciativas digitales a sensibilizar sobre la importancia de la economía circular. Todo ello teniendo en cuenta los principios de la sostenibilidad. Para ello, ADICAE plantea herramientas enfocadas a no dejar a ningún consumidor atrás en la transformación digital.

A través de los talleres de alfabetización digital presenciales en las sedes se dan las claves para que los consumidores se enfrenten de forma segura a la navegación por internet. Además, tiene a disposición y de manera gratuita, la plataforma de formación donde se forman a los consumidores, enfocado también hacia la búsqueda de la sostenibilidad.

Iniciativas interesantes a favor del consumo sostenible en 2021

consumo sostenible

La producción y el consumo sostenibles deben concebirse evitando la degradación ambiental y sin la explotación de recursos naturales y de personas. Tan actual en este 2021 como en los años anteriores. Y cada vez más urgente.

Se trata de transformar nuestro estilo de vida, promoviendo hábitos más sostenibles de tal manera que el crecimiento económico esté disociado del uso de los recursos y para que las repercusiones negativas sobre el capital natural y la biodiversidad sean reducidas.

consumo sostenible
La deforestación de hábitats naturales, uno de los principales problemas ambientales. Fuente: greenpeace.org

La economía circular juega un papel muy importante en la transformación del modelo económico actual hacia un modelo más justo y más sostenible. En este post hablaremos sobre algunas iniciativas a favor del consumo sostenible que han surgido, que son de plena actualidad en 2021 y que están al alcance de cualquier persona.

¿Por qué es importante el consumo sostenible?

Llevamos décadas produciendo y consumiendo por encima de nuestras posibilidades. Sin ir más lejos, según Naciones Unidas, si en 2050 la población alcanza los 9.600 millones de personas, necesitaríamos casi 3 planetas para mantener nuestro estilo de vida actual.

También, estiman que un tercio de toda la comida producida se pudre en los cubos de basura. El desperdicio alimentario es uno de los temas que intentamos mejorar desde ADICAE, por eso, si te interesa profundizar más, puedes descargarte nuestra Guía de Alimentación: Planificar y reutilizar, todo es empezar.

consumo sostenible
El desperdicio alimentario de frutas y verduras. Fuente: Comisión Europea

Algunos ejemplos de consumo sostenible en 2021

Consumo de proximidad y producción ecológica

En el sector alimentario, son múltiples las opciones de consumo sostenible: desde compras colectivas y grupos de consumo hasta huertos urbanos. Una de las iniciativas a favor de este consumo en Madrid es Supercoop, una cooperativa de 800 personas construyendo un supermercado cooperativo, autogestionado y ecosocial.

A este respecto, puedes descargarte nuestra guía sobre Iniciativas sociales y solidarias sobre alimentación, donde detallamos todas aquellas alternativas que existen en España a favor de la alimentación sostenible, de calidad y para todos los bolsillos.

En materia de producción ecológica, el proyecto Píldora Verde promueve la transición de la agricultura convencional a la ecológica, aportando una serie de recursos didácticos para la conversión de hectáreas agrarias a ‘bio’.

El consumo de alimentos de proximidad y de temporada favorece el comercio justo, la economía local y tiene un impacto ambiental menor que el consumo de alimentos importados. En nuestro artículo Tus opciones más cercanas para comprar sin plástico tienes más información para encontrar alternativas de alimentación sostenible en tu ciudad.

Comprar y vender ropa de segunda mano

Otra de las tendencias para 2021 se refiere a la reutilización, que en moda tiene mucho que ver con la compraventa de segunda mano. Good Karma es una plataforma de compraventa de artículos de lujo de segunda mano. Percentil recoge tu ropa usada y la vende a través de su página web.

Vinted y Wallapop permiten, por su parte, el intercambio y compraventa de ropa y otros artículos de segunda mano.

Iniciativas públicas a favor del consumo sostenible

«Tu futuro. Tu elección» es una campaña lanzada por la Comisión Europea con el objetivo de empoderar a los consumidores para que puedan tomar decisiones más informadas en relación a sus compras.

El Ayuntamiento de Castilla-La Mancha pone a disposición una selección de documentos y enlaces relacionados que puedes consultar gratis.

A raíz de la COVID-19 este tipo de iniciativas aumentaron en relación a años anteriores. En este artículo mencionamos algunas iniciativas públicas y privadas sobre consumo circular que surgieron durante la pandemia y que a día de hoy se mantienen.

 

Otros recursos gratuitos de ADICAE

Desde Otro consumo es posible, la plataforma de economía circular de ADICAE, ponemos a disposición del consumidor una serie de recursos gratuitos:

Tener la información suficiente para conocer alternativas sostenibles es el primer paso para convertirte en un consumidor responsable y consciente. Por eso, si quieres estar al tanto de las iniciativas y recursos que realizamos desde ADICAE, puedes hacerte socio/a a través de este link.

Medidas y leyes de economía circular en España que quizá no conozcas

leyes de economía circular

La economía circular en España se contempla dentro de la Estrategia Española de Economía Circular España Circular 2030 que busca sentar las bases para impulsar un nuevo modelo de producción y consumo. De la misma forma, algunas CCAA como Castilla La-Mancha han aprobado su propia normativa pertinente. En este post te contamos más sobre las leyes de economía circular en España. 

El modelo económico actual se basa en los principios de la economía lineal: «fabricar-usar-consumir-tirar». Es un modelo muy agresivo y nada sostenible, puesto que se fundamenta en el continuo consumo y dependencia de materias primas, generación de residuos y encarecimiento de los bienes y productos. Puedes leer más sobre la economía lineal y sus consecuencias en La economía circular: el mejor modelo económico.

leyes economia circular
Objetivos de la Estrategia España Circular 2030. Fuente: miteco.gob

Bajo este contexto, se hace imprescindible una transición hacia un modelo económico más respetuoso con el medio ambiente, que tome como eje principal a las personas y que prime la sostenibilidad a largo plazo por encima del capital inmediato.  

Para profundizar más en este tema, quizás te interese leer antes Viaje a la Economía Circular, un libro formativo sobre los consumidores y la economía circular.

¿Hay leyes que regulan la economía circular en Europa y en España?

La respuesta es sí. Existen una serie de medidas, planes de acción y normativas que contemplan la transición de la economía hacia un modelo circular. Sin embargo, la mayoría sirve como orientación y no como obligación.

El Pacto Verde Europeo es una herramienta para combatir el cambio climático que busca la descarbonización total de Europa para 2050. Fue creada por la Comisión Europea, con el compromiso de los Estados miembro, para avanzar hacia una economía verde y sostenible. 

Se trata de una hoja de ruta compuesta con una serie de acciones que, entre otras medidas, estimularán la producción circular en algunas industrias (textil, electrónica, plásticos y construcción) y ayudará a la modernización de las empresas.

El resultado pretende ser una economía eficiente en el uso de recursos, competitiva y comprometida con las personas y el medio ambiente.

leyes economía circular
Elementos del Pacto Verde Europeo. Fuente: comunicado del Pacto Verde Europeo.

La medida más reciente por parte de la Unión Europea se corresponde con “Un nuevo Plan de Acción de Economía Circular para una Europa más limpia y competitiva” de 2020, que enmarca iniciativas focalizadas en el ciclo de vida de los productos, teniendo en cuenta:

  • El diseño de productos sostenibles.
  • Cómo convertir los procesos de producción en circulares, con el fin de reducir el consumo de materias primas y la generación de residuos.
  • El empoderamiento de los consumidores y compradores públicos.

Se trata de la continuación del antiguo plan de acción de 2015: “Cerrar el círculo: un plan de acción de la UE para la economía circular”.

España Circular 2030 como motor hacia una economía circular

La Estrategia Española de Economía Circular, España Circular 2030 se alinea con los dos planes de acción descritos antes, con el Pacto Verde Europeo y con la Agenda 2030.

En ella se contemplan acciones para reducir el consumo de materias primas y la generación de residuos en diferentes sectores. También se busca reducir el desperdicio de alimentos a lo largo de la cadena alimentaria.

leyes de economia circular

En resumen, reducir, reutilizar y reciclar. Desde el 2015, en ADICAE hemos promovido el acceso a la economía circular y el consumo responsable a través del empoderamiento de los consumidores y consumidoras. Por todo ello, queremos recalcar que además de las 3R, es necesario añadir y fomentar 2 más: Reparar y Recuperar.

El futuro de las normativas autonómicas de economía circular

Castilla La-Mancha aprobó en noviembre de 2020 la Ley de Economía Circular, la cual es pionera en España y busca promover la transición hacia una economía circular que contribuya al desarrollo económico, ambiental y social de la Comunidad.

Andalucía, es otra de las Comunidades Autónomas que buscan aprobar su propia legislación específica en materia de economía circular. Ésta se encuentra en fase de Anteproyecto y ya son evidentes algunas carencias, puesto que solo establece orientaciones y no obligaciones. Tal y como señala este artículo, solo contempla cómo elaborar productos, alimentos y envases eco pero no contempla el ciclo de vida, por lo tanto, no asegura que un producto no se vaya a convertir en residuo.

En nuestro post ¿Qué impacto podría tener la economía circular en Europa y en el mundo? reflexionamos con más detalle acerca de esta clase de medidas.

El auge de planes de acción y leyes de economía circular locales, resulta muy positivo para la transición hacia un modelo económico más sostenible. Deben ser normativas con niveles de vigilancia y garantía de cumplimiento que establezcan obligaciones sancionables para las empresas supervisadas por los poderes públicos.

Ahora bien, los consumidores y consumidoras debemos estar en el centro de estas políticas, para que se aboguen por nuestros derechos y no seamos objeto de engaños por parte de algunas empresas.

Por eso son fundamentales las asociaciones de consumidores que exijan a los organismos reguladores la actualización y adecuación de la legislación. Y a su vez informen, formen y conciencien a la sociedad. 

Si quieres saber más sobre los beneficios de la economía circular en nuestra sociedad, descárgate nuestra guía práctica «El papel de la economía circular en un mundo post COVID-19«.

¿Qué impacto podría tener la economía circular en Europa y en el mundo?

En ADICAE siempre hemos defendido la adopción de la economía circular como modelo principal de consumo. Tanto por los beneficios que podría tener para el bolsillo de las familias como por la reducción de impactos negativos en el medio ambiente. En ese sentido, creemos que se puede ir más allá todavía y aportar datos respecto al impacto que este modelo económico tendría en dos escenarios: el ambiental y el económico.

Desde el inicio de la Revolución Industrial, con el incremento productivo y sus consiguientes emisiones a la atmósfera, la temperatura promedio de la tierra ha aumentado en torno a un grado centígrado. A su vez, se estima que el mundo generará 53,9 millones de toneladas de desechos electrónicos para 2025, según estudios del Bureau of Intenational Recycling.

Escenario rural totalmente lleno de basuras y desechos plásticos| Licencia creative commons.

Las cifras de desechos de plásticos son también para llevarse las manos a la cabeza. En opinión de National Geographic, y a falta de confirmación, se estimaba que para finales de este 2020 se podían alcanzar los mil millones de objetos plásticos en el mar. De seguir esa tónica, para 2050 habría más plásticos que peces en los océanos.

Ahora bien, existen datos que incitan la aplicación de la economía circular: un objeto de acero inoxidable tiene en su composición un 60% de reciclaje, los neumáticos usados generan la misma energía que el petróleo y un 25% más que el carbón (con la ventaja de un impacto mucho menor para el medio ambiente), y el 40% de la demanda de cobre se satisface con el reciclaje. Tanto es así, que por medio de la reutilización de la chatarra de hierro se podrían disminuir las emisiones de CO2 en un 58%, según se extrae de un informe de ING.

Al final esos pequeños gestos se traducirían en cifras de gran calado, puesto que según un informe de Naciones Unidas, la aplicación de los principios de economía circular podría reducir hasta en un 99% los desechos de algunos sectores industriales, al tiempo que reducir en un porcentaje similar las emisiones de gases de efecto invernadero. El deseo a largo plazo de la ONU es «cero residuos» en el año 2050.

Esos avances sostenibles se verían traducidos en el aspecto económico. Un ejemplo de ello es que en el año 2016, los sectores más implicados en la economía circular empleaban a más de cuatro millones de trabajadores en toda Europa, esto es un 4% más que respecto a 2012. Es decir, que la transición hacia un modelo totalmente sostenible y responsable es rentable para las economías, para el planeta y para las personas.

Imagen de reparación en la placa de un ordenador| Licencia creative commons.

Pero es que además, el resurgimiento de nuevos modelos de consumo vinculados a la economía circular tales como la reparación, la reutilización y, en última instancia, el reciclaje, generaron en 2019 un valor añadido de 147.000 millones de euros, y eso que la inversión fue únicamente de 17.500 millones de euros (un 11,90% de esos 147.000 millones).

Por si fuera poco, la demanda de materiales reciclados en 2019 suponía el 12% del total de la demanda de materiales en toda la Unión Europea. Esa cifra contrasta con el 9% de demanda de materiales reciclados a nivel mundial.

La Unión Europea insiste en su informe Hacia una Europa Sostenible de aquí a 2030 que la economía circular es un eje clave para asegurar un continente más competitivo, inclusivo y sostenible. Algo que reitera en El Pacto Verde Europeo, programa para dotar a la UE de una economía sostenible, y en la Nueva Agenda del Consumidor, cuyas medidas van enfocadas al empoderamiento de los consumidores y al aprovechamiento de las ventajas de la economía circular.

Es un síntoma interesante en el sentido de que los consumidores, y los productores, no pueden aprovecharse de la economía circular sin el apoyo de las entidades transnacionales. Ahora bien, hasta qué punto el apoyo que dan las instituciones europeas es suficiente en materia de medidas, pues habrá que esperar un poco más de tiempo para comprobarlo. Lo que está claro es que la economía circular tendría múltiples ventajas económicas y de sostenibilidad.

Actividades complementarias de las sedes sobre economía circular en 2020

De forma paralela al proyecto de economía circular de este año 2020, cuyos materiales y actividades están disponibles en esta web, algunas de las sedes de ADICAE han desarrollado actos y redactado documentos complementarios sobre la economía circular. Tanto es así que incluso algunas tuvieron sus propios proyectos sobre la economía circular. A continuación se resumen las principales actividades que las distintas sedes han generado:

AICEC-ADICAE

En primer lugar habría que destacar la labor realizada por ADICAE en Cataluña, tanto por la gran variedad de actividades como por contar con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona para financiar y dar viabilidad a los proyectos de AICEC.

En ese sentido, desde esta sede han buscado entre los meses de septiembre y diciembre, justo en consonancia con el desarrollo del proyecto a nivel nacional, generar acciones centradas en la alimentación responsable, en el consumo sostenible, pero también en acabar con el greenwashing y en luchar contra la obsolescencia programada.

Dentro de esa amalgama de actividades, cabría reseñar el acto que celebraron en conjunto con la sede de Baleares el pasado 19 de noviembre. Bajo la denominación de Sensibilidad, consumo responsable y comunicación en el sector turístico del Mediterráneo, ambas sedes buscaron fomentar un turismo responsable y de calidad en las Islas Baleares, que apueste por el consumo local para generar impacto positivo en las economías de las comunidades.

De cara a las fiestas navideñas, desde AICEC también se puso en marcha un ciclo de consumo responsable, en forma de distintas charlas, que fueron enfocadas a dejar de lado el hiperconsumismo que suele caracterizar estas fiestas y sustituirlo por una compra responsable en las tiendas de barrio.

Tampoco se puede dejar de lado la jornada automómica de economía circular celebrada en Barcelona el pasado día 16 de diciembre. Esta se llamó Barcelona Circular: tejiendo sinergias por el cambiodonde todos los ponentes que participaron trataron la relevancia presente, y futura, de la sostenibilidad y el consumo de proximidad. Además, la jornada contó con una visita al mercado barcelonés del Peix al Plat, lo que supuso un acercamiento a los productores de alimentos frescos del mar.

Desde AICEC han querido poner un énfasis especial en su proyecto de 2020 en las nuevas herramientas digitales, razón por la cual han generado un gran tráfico web en sus redes sociales en pos de mayor notoriedad e interactividad.

Para futuros proyectos, pues de cara a 2021 también presentarán su solicitud al Ayuntamiento de Barcelona, no solo cuentan con los materiales del proyecto a nivel nacional, sino que les gustaría sumar con los ponentes y colaboradores que tuvo el mismo.

Imagen de varios productores que participaron en las actividades del proyecto de economía circular en Andalucía| Imagen propia

ADICAE Andalucía

En el caso de la sedes de la asociación en Andalucía, contaron, al igual que AICEC, con su propio proyecto de economía circular bajo la financiación de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.  Siguiendo la tónica de ADICAE, el proyecto de Andalucía no solo estuvo centrado en la alimentación saludable, aunque fue una parte prioritaria del mismo, sino que se abrió al consumo responsable y sostenible y, en específico, a la reducción de los plásticos.

Así, entre el 6 de octubre y el 9 de noviembre se celebraron talleres prácticos en las 8 sedes de ADICAE en Andalucía. Estos talleres tenían una eminencia cláramente formativa para introducir a los consumidores en la economía circular, de forma que pudieran conocer este marco de consumo responsable y sostenible y aprovecharse de sus ventajas para dar respuestas a la crisis económica, social y sanitaria que surge por la pandemia.

A los talleres formativos habría que sumar un curso, denominado Economía circular: Reciclaje, Residuos y Educación Ambiental, que tuvo lugar los días 24, 25 y 26 de noviembre. En este se hizo un énfasis especial en el reciclaje como fase final del proceso de economía circular que debería evitarse en pos de la reutilización todas las veces que sea posible. Aunque también se repasaron los conceptos y claves del reciclaje.

El pasado día 3 de diciembre, ADICAE Andalucía celebró la jornada autonómica Hacia un consumo responsable y sostenible, donde se destacó a los propios consumidores como elementos necesarios para el cambio desde la economía lineal hasta el aprovechamiento y la circularidad. A modo de empujón, en la actividad autonómica se citaron algunas iniciativas de compra y consumo local mucho más sostenibles que las grandes superficies de compra.

La guinda al pastel, en el caso de las actividades de economía circular desarrolladas por ADICAE en Andalucía, fue la publicación de una guía práctica de 16 páginas denominada La economía circular en un mundo post Covid19, en la que se presentan los conceptos de la economía circular, del desperdicio alimentario, de la obsolescencia programada y del eco diseño. Al tiempo que se aportan claves y consejos de gran utilidad para ser consumidores más sostenibles y responsables.

Así mismo, de cara a futuras actuaciones, desde ADICAE Andalucía buscan potenciar más si cabe los grupos de consumo locales, realizar nuevos talleres de concienciación de productos alimenticios, de tratamiento de residuos y de demás prácticas responsables con el medio, redactar nuevas guías de consumo responsable y promover todo tipo de acciones locales para la mejora del medio ambiente vinculando a los socios con las mismas.

Por último, y cuando la situación sanitaria lo permita, desde las distintas sedes de Andalucía recuperarán las actividades presenciales con los socios y simpatizantes, destacando las visitas a mercados ecológicos para conocer el origen de los productos.

Imagen de una plantación que se visitó durante el proyecto autonómico en Andalucía

ADICAE Murcia

Con total garantía, la propuesta realizada por la sede de ADICAE en Murcia es la más rompedora de todas las que se han visto este año: la creación de un modelo de marketplace con los pequeños productores locales. Eso qué supondría, pues la implantación de una plataforma donde diferentes productores pueden anunciar y comerciar sus productos bajo el sello, la defensa y control de la propia plataforma. Este es un modelo muy expandido que utilizan otras grandes marcas del comercio electrónico.

El funcionamiento sería bastante sencillo y similar al de la iniciativa ¿Quién es el Jefe?:

  • En primer lugar, por cada tipo de producto se fijan unas condiciones con los socios para ofrecer a los consumidores la posibilidad de elegir entre diferentes características además de los respectivos precios de cada producto.
  • A continuación se elige (entre todos los socios) las características y también el precio del producto que quieren consumir. La tendencia mayoritaria de los consumidores definirá las características que se desean para el producto en cuestión.
  • Una vez establecido lo anterior, cada producto es puesto a la venta (siempre respetando aquellas características que habían sido seleccionadas por los socios).
  • Finalmente se evalúa la utilidad y notoriedad de la nueva iniciativa de compra a la par que se busca una mayor difusión por medio de la interacción con ¿Quién es el Jefe?

Eso requerirá de mucha complejidad, tanto por el contacto con los distintos proveedores como por la organización de los socios y consumidores. Ahora bien, en caso de sacar adelante la iniciativa, supondría un escaparate gigantesco de la asociación a todos los niveles y una gran oportunidad de consumo para una comunidad autónoma con pocas posibilidades de compras sostenibles hasta el momento.

Imagen de una de las plantaciones que se visitaron durante el proyecto de economía circular de Andalucía.

ADICAE Extremadura

A partir del encuentro entre consumidores y productores celebrado el pasado 15 de octubre en Cáceres, nació un grupo de trabajo sobre economía circular. Ese grupo, formado por socios, pero también por miembros del equipo técnico de ADCIAE en toda Extremadura, busca potenciar en primera instancia la transmisión informativa y la formación de nuevos consumidores respecto a la economía circular, pero también tiene un sentido práctico.

El objeto del grupo de trabajo no ha sido otro que el que los propios consumidores vean las beneficios que tiene para ellos la economía circular y colaboren en la generalización de la misma por toda la región.

A medio y largo plazo tampoco se descarta la creación de alguna plataforma que conecte la demanda de los consumidores de Extremadura con la oferta de los productores locales. Sería algo así como lo que se está planteando en la Región de Murcia, aprovechando las herramientas digitales para multiplicar las opciones de consumo responsable y sostenible.

ADICAE Santa Cruz de Tenerife

En el encuentro provincial entre consumidores y productores del 27 de octubre, en el que participaron representantes de La Gallita Mia, una iniciativa de cultivo de productos de huerta de kilómetro 0, y de Mia Sustainable, una marca de ropa sostenible afincada en las Islas Canarias, se invitó a los participantes a una visita posterior a la finca y al taller de textil.

Pues bien, justo un mes después, el día 27 de noviembre, se procedió a la visita a los dos centros de producción, pudiendo admirar los socios y consumidores cómo es el día a día en dos iniciativas de producción y consumo responsable y sostenible.

Bajo un ánimo de concretar un poco más, las visitas consistieron en una primera exposición del trabajo diario desarrollado, en la exposición de las dificultades en el mantenimiento de un cultivo ecológico, en cuáles son los principales canales de distribución y precios del mercado agrícola, en un debate sobre formas de vida sostenible y en un pequeño ágape y entrega de obsequios.

De cara al futuro, si la situación sanitaria mejorara, la sede de ADICAE en Tenerife tiene previsto celebrar un taller práctico en los próximos meses para aprender más sobre la siembra, el mantenimiento y la recolección. Además, de cara a 2021, uno de los socios de la zona va a presentar una propuesta al ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife de bonificación para las personas que instalen sistemas de autoconsumo.

¿Cuál debería ser el futuro de ADICAE en materia de economía circular?

ADICAE, como asociación de consumidores, lleva desde el año 2015 presentando una especial sensibilidad en la necesidad de un marco de consumo más sostenible y responsable. Frente al usar y tirar de la economía lineal, la asociación se muestra a favor de la economía circular como herramienta clave para los consumidores y para el planeta.

Si durante los primeros años de elaboración de proyectos sobre economía circular, la tónica principal fue la alimentación, desde 2019 se expandió el foco para pasar analizar el consumo en todos y cada uno de sus ámbitos de actuación. En ese sentido, para el proyecto de este año, se ha seguido dando relevancia al consumo desde una perspectiva de nuevos hábitos nacidos por la pandemia de la Covid-19.

Así, a lo largo de la elaboración de las distintas actividades y materiales del proyecto de economía circular 2020 (disponibles en la web), se han podido extraer conclusiones contundentes. Ahora bien, una vez se cuenta con toda esta información, es de relevancia exponer las distintas medidas sobre economía circular que ADICAE podría (y debería) desarrollar en el futuro para luchar contra el cambio climático.

Para ello hay que contextualizar y explicar que los fondos de recuperación europeos ofrecen una gran oportunidad para implantar estrategias de economía circular. En ese sentido, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente destaca que las entidades financieras han de jugar un papel fundamental en la financiación de actividades sostenibles y ecológicas. De hecho, una mayor implicación de recursos por parte de las entidades financieras ayudaría sobremanera a los siguientes objetivos (integrados en los ODS):

  • 6. Agua limpia y saneamiento.
  • 7. Energía limpia y asequible.
  • 8. Trabajo decente y crecimiento económico.
  • 9. Industria, innovación e infraestructura.
  • 12. Producción y consumo sostenibles.
  • 13. Acción climática.

Sabiendo esto, es imprescindible desarrollar, o seguir desarrollando, la siguiente batería de acciones:

  1. Sensibilizar el abondono del crecimiento lineal y el derroche de recursos que se ha producido hasta hoy.
  2. Presionar a las administraciones gubernamentales para cambiar el orden de prioridades de las entidades financieras, de forma que dejen de lado la rentabilidad para preponderar la calidad y transparencia en los servicios. Especialmente en los cambios estructurales y tecnológicos en referencia a los consumidores vulnerables.
  3. Fomentar un nuevo enfoque sobre las inversiones destinadas a la recuperación económica para cubrir las necesidades de desarrollo de un medio ambiente más saludable.
  4. Partiendo de los datos presentados en el Congreso Internacional Bancario de Santander de 2020, destacar la importancia de las pequeñas y medianas empresas y la necesidad del apoyo económico a éstas, pues son clave en el consumo de proximidad.
  5. A partir de la nueva directiva de la Unión Europea sobre demandas colectivas, los servicios jurídicos de ADICAE analizan, estudian y, si fuera pertinente, activan demandas colectivas.

Medidas no tan concretas, pero de igual importancia, que ADICAE debería generar, son:

  1. Presentar el ahorro como herramienta básica para los consumidores.
  2. Exigir medidas de protección para los consumidores más vulnerables.
  3. Gestionar la continuidad del consumismo racional y equilibrado que surge de la pandemia fomentando la continuidad de la misma.
  4. Formar a los consumidores respecto a las R’ de la economía circular: repensar, rediseñar, reutilizar, reparar, remanufacturar, reciclar y recuperar.
  5. Reclamar el fin de la obsolescencia programada y en beneficio de la reparabilidad de máquinas y utensilios.
  6. Recomendar el consumo de productos saludables por las múltiples ventajas de salud que tienen para los consumidores.
  7. Potenciar el consumo local y la relación directa entre los productores o consumidores, así como las distintas alternativas de consumo como los grupos de consumo o los supermercados cooperativos.
  8. Presionar y denunciar aquellas productos o servicios que no cumplen con la realidad prometida: hipotecas verdes, productos ecológicos y sostenibles y demás servicios éticos.

Lo siguiente que habría que plantear es a partir de qué acciones de la asociación se pueden alcanzar esos fines propuestos anteriormente:

  • Por medio de la organización y celebración de talleres sobre la economía circular tanto en el ámbito regional como en el nacional. Tanto es así, que incluso se suelen celebrar actividades complementarias entre los proyectos y las sedes regionales.
  • Potenciando los distintos comités y grupos de trabajo telemáticos y realizando reuniones de carácter local y nacional donde se haga un seguimiento de las actividades propuestas.
  • Generando, para los futuros proyectos de economía circular, nuevos encuentros interterritoriales entre consumidores y productores, ya sea para conocer nuevas iniciativas o para percibir la evolución de aquellas que ya han colaborado previamente con ADICAE.
  • Colaborando con el Gobierno, las instituciones públicas, privadas, y las entidades financieras para mejorar las medidas de protección a los consumidores vulnerables.
  • Utilización de boletines internos, web, las redes sociales y contacto con la prensa, radio y televisión para la divulgación de todas las acciones de ADICAE en materia de economía circular.
  • Publicación de nuevos materiales informativos y formativos sobre economía circular así como constante revisión de las antiguas y promoción de las mismas.

Son, todas estas, pequeñas claves de gran utilidad para el futuro de ADICAE como organización de defensa y promoción de marcos de consumo sostenibles y responsables para los consumidores. La gran mayoría de las medidas anteriores se están desarrollando, o se han desarrollado en algún  momento, lo que supone una muestra más de la buena salud de la asociación. Eso sí, siempre dispuesta a la evolución para una mejor defensa de los consumidores.

Los próximos años serán clave para observar hacia el sentido al que vire el consumo tras los recientes cambios vividos. Por eso mismo ADICAE se siente en la obligación de estar más pendiente si cabe de todo lo referido al desarrollo de modelos mucho más útiles para los consumidores, como es el caso de la economía circular.

Poco a poco se va vislumbrando el cambio y, como decía Bibiana Medialdea, la directora general de Consumo del Ministerio de Consumo, «Las decisiones de consumo tienen una base colectiva y las políticas públicas son clave para ayudar a la economía circular. En ese sentido, las actividades de ADICAE son clave para fomentar un consumo responsable», es decir, que la asociación jugará un papel importantísimo en los años venideros, papel para el cual está más que preparado.

Información elaborada a partir de la inestimable colaboración de Frederic Moreno, profesor de orientación laboral, socio e integrante del comité de economía circular de AICEC-ADICAE en Cataluña.

Resumen de la jornada nacional sobre economía circular

El pasado jueves 03 de diciembre tuvo lugar la jornada nacional sobre economía circular de ADICAE. La misma, que se celebró únicamente en forma de videoconferencia, contó con la participación de diversos expertos en sostenibilidad, en alimentación, en consumo, en obsolescencia programada y en las distintas técnicas de lavado de imagen que desarrollan las empresas. Tanto es así, que hasta se sumó la directora general de Consumo del propio Ministerio de Consumo.

En la presentación, tanto Antonio Pulido, vicesecretario de ADICAE, como Geraldin Cedeño, coordinadora del proyecto de economía circular, hicieron hincapié en el valor que ADICAE otorga al fomento de un consumo mucho más sostenible y responsable. Por eso mismo, la asociación lleva desde 2015 participando con actividades y proyectos sobre la economía circular.

Si bien, fue el presidente de ADICAE, Don Manuel Pardos, quien expuso las principales líneas de actuación de ADICAE: «Fomentar la salud del planeta, lo que pasa por la economía circular, un nuevo modelo económico que debería imponerse tras la pandemia». El propio Manuel Pardos fue un poco más allá al matizar que serán clave «la agricultura de proximidad o la rebaja del uso de los plásticos y lograr una alimentación sana para todos los consumidores y no solo para unas élites».

Acto seguido tomó la palabra Doña Bibiana Medialdea, directora general de Consumo del Ministerio de Consumo, para explicar que «las decisiones de consumo tienen una base colectiva y las políticas públicas son clave para ayudar a la economía circular», en ese sentido, destacó también que «las actividades de ADICAE son muy útiles para fomentar un consumo responsable».

Diálogo 1: Qué consumidores han surgido durante la pandemia. Papel de la economía circular y los nuevos consumidores tras la crisis de la Covid-19

La primera mesa comenzó con la intervención de Brenda Chávez, periodista especializada en consumo, sostenibilidad y cultura, quien expuso las claves del nuevo consumo: «Ahora los consumidores priorizan el ahorro y compran solo lo que necesitan, además, se fomenta el reparar antes que comprar y el reducir los desperdicios». Tampoco dejó de lado la que es, tal vez, la nueva tendencia del consumo, «en cuanto a la tecnología, estamos totalmente digitalizados cuando hacemos nuestras compras».

A continuación fue el turno de Alfonso Lacuesta, agente de innovación e Ingeniero Técnico agroalimentario, que se encargó de poner el foco en la alimentación: «La Covid-19 es una zoonosis, enfermedad provocada por un animal. Esto se debe a que estamos jugando con fuego con nuestro modelo alimentario. No todo es comestible y el modelo alimenticio que tenemos actualmente no tiene futuro». Así las cosas, propuso una serie de medidas, entra las que destacó «la creación de un Lobby de consumo que se dedique a presionar a las empresas y a las instituciones», ya que, según él, «un consumidor de forma individual no puede cambiar el modelo de consumo».

Mercedes Herranz fue la última ponente de la primera mesa de debate, ella es bióloga especializada en economía circular y miembro del Consejo General de ADICAE en la Comunidad Valenciana. Su visión cambió un poco la tónica del diálogo, pues se centró en los propios consumidores: «Tenemos que tomar conciencia de las compras que hacemos y cómo las hacemos. Hay que reducir las entregas express que tanto contaminan, fomentar lo local en vez de a las multinacionales y apoyar las iniciativas surgidas durante la pandemia». Su conclusión, demoledora, marcó a todos los asistentes, «no tiene sentido que comer barato y saludable sea más caro que comer alimentos grasos y nocivos».

Diálogo 2: Cómo hacer accesible las ventajas de la economía circular a TODOS los consumidores

Antes de la intervención de los ponentes, Antonio Pulido realizó una breve introducción, en la que especificó que «el mayor reto es hacer accesible las ventajas de la economía circular a todos los consumidores, ya que actualmente es un movimiento un poco elitista». Posteriormente explicó que, en su opinión, eso pasa por «mejorar la formación sobre economía circular, lograr que los productos saludables sean accesibles para todos los bolsillos y presionar a las empresas e instituciones».

La primera ponencia corrió a cargo de Pablo Herrero Calva, ingeniero técnico agrícola y presidente de la Asociación Efecto Ecológico, cuyo vértice fue la producción: «Se está provocando una deshumanización por la tecnología, de forma que haya más producción y menor coste. Todo ello a costa de reducir la calidad de los alimentos». Eso sí, no quedó ahí la exposición, pues el propio ponente explicó la alternativa, «hace falta un modelo que no piense en la rentabilidad, un intercambio leal entre los productores y consumidores».

A continuación fue el turno de María Diago Giraldós, bióloga y ex-directora General de Cambio Climático en la Generalitat Valenciana, quien revolucionó con «Sustentable, una guía gastrónómica de restaurantes sostenibles que lucha contra el cambio climático». Mas allá de este objetivo principal, este proyecto también buscaba dar a conocer que «consumir productos frescos, locales y de temporada ayuda a desacelerar la pérdida de biodiversidad». Hablamos de una guía con información real y concreta que libere a los consumidores de ser «bombardeados y martilleados por la publicidad que determina la manera en que éstos consumen».

Vicenta Baeza es profesora asociada en la Universidad de Alicante en el grado de Publicidad y RRPP y socia y colaboradora de ADICAE, además de la siguiente en intervenir. Se centró en el lavado ecológico de las empresas en relación con los consumidores: «El sistema capitalista genera desperdicios y agotamiento de los recursos y el consumidor está sensibilizado sobre ello. Por eso, las empresas tienden a enmascarar sus actividades poco sostenibles y se intentan vender como ecológicas». La solución, según la propia Vicenta Baeza, es recurrir «a la crítica y el raciocinio para no creernos todo lo que las empresas nos intentan colar».

El último en participar en este debate fue José Manuel Vega, divulgador de la obsolescencia programada, para introducir el concepto de obsolescencia psíquica, eso es, «cambiar un producto que no esté de moda o uno que disponga de nuevas versiones posteriores en el tiempo aunque funcione sin problemas». Para luchar contra ello, «debemos fomentar la toma de conciencia colectiva, sobre todo en niños, optar por la reparación, exigir repuestos, que haya servicios técnicos o disponer de la documentación sobre los productos», finalizaba José Manuel Vega.

Diálogo 3: Escenarios futuros de consumo sostenible entre los consumidores. Nuevos desafíos para que los consumidores no se queden rezagados

Antes de pasar al debate, su moderador, Antonio Berrueta, remarcó que «cuando ADICAE hace referencia a la economía circular no se refiere únicamente a la alimentación, sino a todo el consumo en general». Como un marco de consumo que es, «la economía circular tiene que pertenecer a los consumidores, no a la administración y empresas».

La primera ponente en intervenir en la mesa final de conclusiones fue María Jesús Blanco, economista, socia e integrante del grupo de alimentación y economía circular de ADICAE en Alcalá de Henares, quien, como consumidora, aportó dos claves: «Cuando el consumidor va a comprar y ve tanta certificación se acaba liando. A nivel europeo esto se tiene que unificar y que sea más claro. Además, es vital organizarnos para hacer presión a las instituciones y que exista un plan de acción sobre la economía circular».

Frederic Moreno, profesor de orientación laboral, socio e integrante del comité de economía circular de AICEC-ADICAE en Cataluña, aclaró que «las entidades financieras juegan un papel fundamental en el financiamiento de las actividades de economía circular», por eso mismo, ADICAE «tiene que presionar al gobierno para que obligue a la banca a financiar actividades sostenibles y que ésta no deje de lado a las pequeñas y medianas empresas».

El cierre tuvo lugar con la última intervención de Don Manuel Pardos, presidente de ADICAE, al explicar que «tenemos un proyecto claro y de mucha historia. No somos una asociación ecologista, somos una asociación de defensa de los consumidores que prentende integrarse en el ámbito de la economía circular». ADICAE es una asociación de más de 30 años de historia que lucha por un consumidor crítico, responsable y solidario. Esa es, sin ir más lejos, su mayor fuerza.

Próximamente se incluirá un vídeoresumen de la jornada nacional en la página web y se subirá también a la cuenta de YouTube de ADICAE.

Jornada Nacional sobre economía circular el jueves 3 de diciembre

El próximo jueves 03 de diciembre tendrá lugar la jornada nacional, que organiza ADICAE, sobre los consumidores y la economía circular (17h por videoconferencia Zoom y por YouTube). En la misma se va a buscar, desde un enfoque eminentemente téorico, dar una serie de respuestas a cuestiones como el nuevo rol del consumidor y cómo este puede dar respuestas a la crisis provocada por la pandemia por medio de la economía circular.

Como no podía ser de otra forma, para esta actividad se contará con la opinión de distintos expertos en sostenibilidad y en economía circular. Al tiempo, y en clara alusión a la importancia que ADICAE concede a esta materia, habrá una gran presencia de miembros de la organización, tanto por medio de su presidente, Manuel Pardos, como de los socios y colaboradores del proyecto.

La actividad dará el pistoletazo de salida a las 17:00 horas con el acto de apertura que realizarán nuestro presidente Manuel Pardos en conjunto con Dña. Bibiana Medialdea, directora general de Consumo del Ministerio de Consumo. Tras este snack, comenzará el primer plato de la jornada…

¿Qué consumidores han surgido durante la pandemia?

Esta primera mesa de diálogo tiene por objeto comprender y reflexionar acerca de los cambios que se han producido en los consumidores durante la pandemia. Se analizarán también las distintas iniciativas relacionadas con el consumo y la sostenibilidad que han nacido de las administraciones públicas y las organizaciones sociales, siempre desde una perspectiva crítica para ver hasta qué punto son de utilidad para los consumidores.

Los ponentes serán:

  • Dña. Brenda Chávez , periodista especializada en consumo y sostenibilidad.
  • D. Alfonso Lacuesta Pérez, agente de innovación e Ingeniero Técnico Agrialimentario.
  • Dña. Mercedes Herranz, bióloga especializada en economía circular y miembro del Consejo General de ADICAE en la Comunidad Valenciana.

Mientras que la moderadora será Dña. Geraldin Cedeño, coordinadora del equipo del proyecto “Economía Circular”. Quien, tras esta primera exposición, abrirá un turno de preguntas (20 minutos) para que nadie se quede con dudas respecto a la temática a tratar.

¿Cómo hacer accesible las ventajas de la economía circular a todos los consumidores?

Para el segundo plato del menú se propone un debate entre consumidores y varios expertos en sostenibilidad a fin de estudiar la necesidad de que todos los consumidores accedan a las ventajas de la economía circular. De esta forma, se podrá utilizar como marco de trabajo -la economía circular- e ir encontrando respuestas a la crisis económica, social y sanitaria que ha provocado la Covid 19. Tampoco se dejará de lado una serie de aspectos básicos contra la propia economía circular como la obsolescencia programada o las técnicas de lavado ecológico que desarrollan las empresas.

Los ponentes serán:

  • D. Pablo Herrero Calva, ingeniero técnico agrícola y presidente de la Asociación Efecto Ecológico.
  • Dña. María Diago Giraldós, bióloga y ex-directora General de Cambio Climático en la Generalitat Valenciana.
  • Dña Vicenta Baeza, profesora asociada en la Universidad de Alicante en el grado de Publicidad y RRPP y socia y colaboradora de ADICAE.
  • D. José Manuel Vega, divulgador de la obsolescencia programada.

Por su parte, el moderador será D. Antonio Pulido, vicesecretario de ADICAE. La tónica va a ser similar a la de la primera mesa de ponencias, tras el debate se producirá un turno de preguntas (20 minutos) para que los socios de ADICAE y consumidores puedan aclarar sus inquietudes.

Escenarios futuros de consumo sostenible entre los consumidores

El postre del menú que ADICAE ofrecerá el próximo tres de diciembre será un turno para extraer conclusiones; aspectos que los consumidores deben poner en práctica para tomar decisiones de compra, generar presión a instituciones y empresas y verificar la continua protección de sus derechos.

Los ponentes serán:

  • D. Manuel Pardos, presidente de ADICAE.
  • Dña. María Jesús Blanco, economista, socia e integrante del grupo de alimentación y economía circular de ADICAE en Alcalá de Henares.
  • D. Frederic Moreno, profesor de orientación laboral, socio e integrante del comité de economía circular de AICEC-ADICAE en Cataluña.

El moderador de esta última mesa de debate será D. Antonio Berrueta, vicepresidente de AICAR-ADICAE y colaborador del proyecto de Economía Circular. Como guinda al pastel, existirá ese breve periodo de tiempo para atender ruegos y preguntas.

A continuación se adjunta el enlace de Zoom para consultar el programa y realizar la inscripción: https://us02web.zoom.us/webinar/register/WN_177UNFpVQha1zphSPOK3nQ.