¿Cuál debería ser el futuro de ADICAE en materia de economía circular?

ADICAE, como asociación de consumidores, lleva desde el año 2015 presentando una especial sensibilidad en la necesidad de un marco de consumo más sostenible y responsable. Frente al usar y tirar de la economía lineal, la asociación se muestra a favor de la economía circular como herramienta clave para los consumidores y para el planeta.

Si durante los primeros años de elaboración de proyectos sobre economía circular, la tónica principal fue la alimentación, desde 2019 se expandió el foco para pasar analizar el consumo en todos y cada uno de sus ámbitos de actuación. En ese sentido, para el proyecto de este año, se ha seguido dando relevancia al consumo desde una perspectiva de nuevos hábitos nacidos por la pandemia de la Covid-19.

Así, a lo largo de la elaboración de las distintas actividades y materiales del proyecto de economía circular 2020 (disponibles en la web), se han podido extraer conclusiones contundentes. Ahora bien, una vez se cuenta con toda esta información, es de relevancia exponer las distintas medidas sobre economía circular que ADICAE podría (y debería) desarrollar en el futuro para luchar contra el cambio climático.

Para ello hay que contextualizar y explicar que los fondos de recuperación europeos ofrecen una gran oportunidad para implantar estrategias de economía circular. En ese sentido, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente destaca que las entidades financieras han de jugar un papel fundamental en la financiación de actividades sostenibles y ecológicas. De hecho, una mayor implicación de recursos por parte de las entidades financieras ayudaría sobremanera a los siguientes objetivos (integrados en los ODS):

  • 6. Agua limpia y saneamiento.
  • 7. Energía limpia y asequible.
  • 8. Trabajo decente y crecimiento económico.
  • 9. Industria, innovación e infraestructura.
  • 12. Producción y consumo sostenibles.
  • 13. Acción climática.

Sabiendo esto, es imprescindible desarrollar, o seguir desarrollando, la siguiente batería de acciones:

  1. Sensibilizar el abondono del crecimiento lineal y el derroche de recursos que se ha producido hasta hoy.
  2. Presionar a las administraciones gubernamentales para cambiar el orden de prioridades de las entidades financieras, de forma que dejen de lado la rentabilidad para preponderar la calidad y transparencia en los servicios. Especialmente en los cambios estructurales y tecnológicos en referencia a los consumidores vulnerables.
  3. Fomentar un nuevo enfoque sobre las inversiones destinadas a la recuperación económica para cubrir las necesidades de desarrollo de un medio ambiente más saludable.
  4. Partiendo de los datos presentados en el Congreso Internacional Bancario de Santander de 2020, destacar la importancia de las pequeñas y medianas empresas y la necesidad del apoyo económico a éstas, pues son clave en el consumo de proximidad.
  5. A partir de la nueva directiva de la Unión Europea sobre demandas colectivas, los servicios jurídicos de ADICAE analizan, estudian y, si fuera pertinente, activan demandas colectivas.

Medidas no tan concretas, pero de igual importancia, que ADICAE debería generar, son:

  1. Presentar el ahorro como herramienta básica para los consumidores.
  2. Exigir medidas de protección para los consumidores más vulnerables.
  3. Gestionar la continuidad del consumismo racional y equilibrado que surge de la pandemia fomentando la continuidad de la misma.
  4. Formar a los consumidores respecto a las R’ de la economía circular: repensar, rediseñar, reutilizar, reparar, remanufacturar, reciclar y recuperar.
  5. Reclamar el fin de la obsolescencia programada y en beneficio de la reparabilidad de máquinas y utensilios.
  6. Recomendar el consumo de productos saludables por las múltiples ventajas de salud que tienen para los consumidores.
  7. Potenciar el consumo local y la relación directa entre los productores o consumidores, así como las distintas alternativas de consumo como los grupos de consumo o los supermercados cooperativos.
  8. Presionar y denunciar aquellas productos o servicios que no cumplen con la realidad prometida: hipotecas verdes, productos ecológicos y sostenibles y demás servicios éticos.

Lo siguiente que habría que plantear es a partir de qué acciones de la asociación se pueden alcanzar esos fines propuestos anteriormente:

  • Por medio de la organización y celebración de talleres sobre la economía circular tanto en el ámbito regional como en el nacional. Tanto es así, que incluso se suelen celebrar actividades complementarias entre los proyectos y las sedes regionales.
  • Potenciando los distintos comités y grupos de trabajo telemáticos y realizando reuniones de carácter local y nacional donde se haga un seguimiento de las actividades propuestas.
  • Generando, para los futuros proyectos de economía circular, nuevos encuentros interterritoriales entre consumidores y productores, ya sea para conocer nuevas iniciativas o para percibir la evolución de aquellas que ya han colaborado previamente con ADICAE.
  • Colaborando con el Gobierno, las instituciones públicas, privadas, y las entidades financieras para mejorar las medidas de protección a los consumidores vulnerables.
  • Utilización de boletines internos, web, las redes sociales y contacto con la prensa, radio y televisión para la divulgación de todas las acciones de ADICAE en materia de economía circular.
  • Publicación de nuevos materiales informativos y formativos sobre economía circular así como constante revisión de las antiguas y promoción de las mismas.

Son, todas estas, pequeñas claves de gran utilidad para el futuro de ADICAE como organización de defensa y promoción de marcos de consumo sostenibles y responsables para los consumidores. La gran mayoría de las medidas anteriores se están desarrollando, o se han desarrollado en algún  momento, lo que supone una muestra más de la buena salud de la asociación. Eso sí, siempre dispuesta a la evolución para una mejor defensa de los consumidores.

Los próximos años serán clave para observar hacia el sentido al que vire el consumo tras los recientes cambios vividos. Por eso mismo ADICAE se siente en la obligación de estar más pendiente si cabe de todo lo referido al desarrollo de modelos mucho más útiles para los consumidores, como es el caso de la economía circular.

Poco a poco se va vislumbrando el cambio y, como decía Bibiana Medialdea, la directora general de Consumo del Ministerio de Consumo, «Las decisiones de consumo tienen una base colectiva y las políticas públicas son clave para ayudar a la economía circular. En ese sentido, las actividades de ADICAE son clave para fomentar un consumo responsable», es decir, que la asociación jugará un papel importantísimo en los años venideros, papel para el cual está más que preparado.

Información elaborada a partir de la inestimable colaboración de Frederic Moreno, profesor de orientación laboral, socio e integrante del comité de economía circular de AICEC-ADICAE en Cataluña.