Desgranando la estrategia europea para un sistema alimenticio saludable y sostenible

El marco alimenticio y la alimentación en general son unas de las grandes preocupaciones entre los distintos estados miembros de la UE. Hacía mucho tiempo que se venía pidiendo una estrategia alimentaria que fomentara una mejora en los hábitos de consumo alimenticio y esa finalmente llegó con De la granja a la mesa

Aprobada y presentada por la Comisión Europea el pasado 20 de mayo, esta estrategia quedó encuadrada dentro del Pacto Verde Europeo, la principal hoja de ruta para garantizar una economía sostenible en todo el territorio europeo. De vuelta a De la granja a la mesacalificada por la propia Comisión como una de las piedras angulares de las prioridades 2019-2024, esta no tiene otra objetivo que el acercamiento de los consumidores a un sistema alimentario mucho más solidario y sostenible.

Con el ánimo de ser un poco más concretos, la primera de las prioridades de esta nueva estrategia europea es garantizar el acceso a alimentos saludables, asequibles y sostenibles para todos los consumidores europeos. A continuación, es preciso mencionar como prioridad la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente y la prevención de la biodiversidad.

Imagen de un agricultor cultivando el campo| Licencia creative commons

A lo anterior habría que añadir también un rendimiento económico justo en toda la cadena alimentaria, de forma que se acabe con la pésima tónica habitual en la que los productores reciben cantidades ínfimas por sus productos mientras que los distribuidores y cadenas comerciales inflan los precios de venta. Sin olvidar el apoyo que las instituciones europeas quieren insuflar a la agricultura ecológica.

En palabras de Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, «La Estrategia sobre Biodiversidad y la Estrategia «De la Granja a la Mesa», elementos centrales del Pacto Verde, apuntan hacia un equilibrio nuevo y mejorado entre la naturaleza, los sistemas alimentarios y la biodiversidad para proteger la salud y el bienestar de nuestros ciudadanos y, al mismo tiempo, incrementar la competitividad y la resiliencia de la UE».

Uso de plaguicidas

Para lograr lo anterior, la UE articula una serie de proposiciones y medidas referentes a distintos ámbitos, todos ellos complementarios. Respecto al uso de plaguicidas en la agricultura, que contribuyen a la contaminación en el suelo, agua y aire, se tomarán medidas para reducir un 50% el uso de los plaguicidas químicos para 2030 y otras tantas para reducir un 50% el uso de los plaguicidas más peligrosos para 2030.

Exceso de nutrientes

El exceso de nutrientes en el medio ambiente es otra fuente importante de contaminación en el aire, el suelo y el agua que repercute de forma negativa en los ecosistemas. Por eso mismo, las medidas relacionadas con lo anterior irán encaminadas a reducir las pérdidas de nutrientes en al menos un 50% sin alterar la fertilidad del suelo, al tiempo que se reduzca el uso de fertilizantes al menos un 20% para 2030.

El excesivo uso de antibióticos genera una resistencia y su pérdida de eficacia| Licencia creative commons.

Resistencia a los antimicrobianos

Esta situación, que deriva del excesivo uso de los antibióticos para la salud humana y animal, ocasiona unas 33.000 muertes de personas de la Unión Europea cada año. En ese sentido, la Comisión reducirá un 50% las ventas de antimicrobianos (agente que mata microorganismos o detiene su crecimiento) para animales de granja y de acuicultura de aquí a 2030.

Fomento de la agricultura ecológica

La agricultura ecológica es una práctica respetuosa con el medio ambiente que debería seguir desarrollándose. Por eso mismo, la Comisión Europea impulsará el desarrollo de los cultivos ecológicos en la UE con el fin de que en 2030 el 25% de todas las tierras agrícolas se dedique a la agricultura ecológica.

La Comisión Europea es totalmente consciente de la necesidad de crear un entorno alimentario saludable para que las decisiones sostenibles sean fáciles de tomar y ejecutar. Eso solo puede pasar por una mayor información y formación a los consumidores europeos y ofreciendo todo tipo de ayudas a la producción sostenible y ecológica.

Imagen de ejemplo de Nutriscore aplicado a un alimento| Licencia creative commons.

Nuevo sistema de etiquetado 

Si bien en España ya contaremos con Nutriscore desde principios de 2021, la Comisión Europea propondrá un etiquetado nutricional obligatorio en la parte frontal de los alimentos. La idea es disponer a medio plazo de un marco de etiquetado de alimentos sostenibles que abarque los aspectos nutricionales, climáticos, medioambientales y sociales de los alimentos.

Intensificar la lucha contra el desperdicio de alimentos

En España se desperdician 7,7 millones de toneladas de alimentos al año y entre un 30% y un 50% de los alimentos comestibles acaban desechados. Lógicamente esa es una tendencia que no puede continuar, por lo que desde las instancias europeas se pretende reducir un 50% de los residuos alimentarios per cápita en el comercio minorista y entre los consumidores en 2030. Eso pasa por proponer objetivos vinculantes entre los estados miembros, de forma que exista seguimiento y control.

Investigación e innovación

Habrá inversiones en I+D por valor de 10.000 millones de euros en el marco de Horizonte Europa para la alimentación, la biomecánica, los recursos naturales, la agricultura, la pesca, la acuicultura o el medio ambiente. A eso, por supuesto, habría que sumar los servicios de asesoriamiento a explotaciones y la red de datos de sostenibilidad agrícola de la Política Agraria Común.

Imagen de un mercado de productos saludables y sostenibles| Licencia creative commons.

Transición a nivel mundial

En caso de alcanzar ese nivel o marco de sostenibilidad para los productos europeos, eso podría repercutir en una mejora de la ventaja competitiva y en nuevas oportunidades comerciales para los agricultores europeos. Así, la UE colaborará con terceros países y organizaciones internacionales para apoyar el paso mundial hacia sistemas alimentarios sostenibles.

Respecto a los plazos de aplicación de la estrategia europea de alimentación De la granja a la mesa, esta ha dado comienzo a finales del 2020 y para 2023 todas y cada una de las medidas estarán implementadas.

Por citar lo que ya está en movimiento, serían:

  • Adopción de recomendaciones relativas a los nueve objetivos específicos de la política agrícola común (PAC) para cada uno de los Estados miembros antes de que presenten oficialmente sus respectivos proyectos de plan estratégico de la PAC.
  • Revisión del programa de promoción de la UE para productos agrícolas y alimentarios, con miras a aumentar su contribución a la producción y el consumo sostenibles.

Para más información sobre los plazos, recurrir al anexo de la propia estrategia: https://bit.ly/38HlACV.

Actividades complementarias de las sedes sobre economía circular en 2020

De forma paralela al proyecto de economía circular de este año 2020, cuyos materiales y actividades están disponibles en esta web, algunas de las sedes de ADICAE han desarrollado actos y redactado documentos complementarios sobre la economía circular. Tanto es así que incluso algunas tuvieron sus propios proyectos sobre la economía circular. A continuación se resumen las principales actividades que las distintas sedes han generado:

AICEC-ADICAE

En primer lugar habría que destacar la labor realizada por ADICAE en Cataluña, tanto por la gran variedad de actividades como por contar con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona para financiar y dar viabilidad a los proyectos de AICEC.

En ese sentido, desde esta sede han buscado entre los meses de septiembre y diciembre, justo en consonancia con el desarrollo del proyecto a nivel nacional, generar acciones centradas en la alimentación responsable, en el consumo sostenible, pero también en acabar con el greenwashing y en luchar contra la obsolescencia programada.

Dentro de esa amalgama de actividades, cabría reseñar el acto que celebraron en conjunto con la sede de Baleares el pasado 19 de noviembre. Bajo la denominación de Sensibilidad, consumo responsable y comunicación en el sector turístico del Mediterráneo, ambas sedes buscaron fomentar un turismo responsable y de calidad en las Islas Baleares, que apueste por el consumo local para generar impacto positivo en las economías de las comunidades.

De cara a las fiestas navideñas, desde AICEC también se puso en marcha un ciclo de consumo responsable, en forma de distintas charlas, que fueron enfocadas a dejar de lado el hiperconsumismo que suele caracterizar estas fiestas y sustituirlo por una compra responsable en las tiendas de barrio.

Tampoco se puede dejar de lado la jornada automómica de economía circular celebrada en Barcelona el pasado día 16 de diciembre. Esta se llamó Barcelona Circular: tejiendo sinergias por el cambiodonde todos los ponentes que participaron trataron la relevancia presente, y futura, de la sostenibilidad y el consumo de proximidad. Además, la jornada contó con una visita al mercado barcelonés del Peix al Plat, lo que supuso un acercamiento a los productores de alimentos frescos del mar.

Desde AICEC han querido poner un énfasis especial en su proyecto de 2020 en las nuevas herramientas digitales, razón por la cual han generado un gran tráfico web en sus redes sociales en pos de mayor notoriedad e interactividad.

Para futuros proyectos, pues de cara a 2021 también presentarán su solicitud al Ayuntamiento de Barcelona, no solo cuentan con los materiales del proyecto a nivel nacional, sino que les gustaría sumar con los ponentes y colaboradores que tuvo el mismo.

Imagen de varios productores que participaron en las actividades del proyecto de economía circular en Andalucía| Imagen propia

ADICAE Andalucía

En el caso de la sedes de la asociación en Andalucía, contaron, al igual que AICEC, con su propio proyecto de economía circular bajo la financiación de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.  Siguiendo la tónica de ADICAE, el proyecto de Andalucía no solo estuvo centrado en la alimentación saludable, aunque fue una parte prioritaria del mismo, sino que se abrió al consumo responsable y sostenible y, en específico, a la reducción de los plásticos.

Así, entre el 6 de octubre y el 9 de noviembre se celebraron talleres prácticos en las 8 sedes de ADICAE en Andalucía. Estos talleres tenían una eminencia cláramente formativa para introducir a los consumidores en la economía circular, de forma que pudieran conocer este marco de consumo responsable y sostenible y aprovecharse de sus ventajas para dar respuestas a la crisis económica, social y sanitaria que surge por la pandemia.

A los talleres formativos habría que sumar un curso, denominado Economía circular: Reciclaje, Residuos y Educación Ambiental, que tuvo lugar los días 24, 25 y 26 de noviembre. En este se hizo un énfasis especial en el reciclaje como fase final del proceso de economía circular que debería evitarse en pos de la reutilización todas las veces que sea posible. Aunque también se repasaron los conceptos y claves del reciclaje.

El pasado día 3 de diciembre, ADICAE Andalucía celebró la jornada autonómica Hacia un consumo responsable y sostenible, donde se destacó a los propios consumidores como elementos necesarios para el cambio desde la economía lineal hasta el aprovechamiento y la circularidad. A modo de empujón, en la actividad autonómica se citaron algunas iniciativas de compra y consumo local mucho más sostenibles que las grandes superficies de compra.

La guinda al pastel, en el caso de las actividades de economía circular desarrolladas por ADICAE en Andalucía, fue la publicación de una guía práctica de 16 páginas denominada La economía circular en un mundo post Covid19, en la que se presentan los conceptos de la economía circular, del desperdicio alimentario, de la obsolescencia programada y del eco diseño. Al tiempo que se aportan claves y consejos de gran utilidad para ser consumidores más sostenibles y responsables.

Así mismo, de cara a futuras actuaciones, desde ADICAE Andalucía buscan potenciar más si cabe los grupos de consumo locales, realizar nuevos talleres de concienciación de productos alimenticios, de tratamiento de residuos y de demás prácticas responsables con el medio, redactar nuevas guías de consumo responsable y promover todo tipo de acciones locales para la mejora del medio ambiente vinculando a los socios con las mismas.

Por último, y cuando la situación sanitaria lo permita, desde las distintas sedes de Andalucía recuperarán las actividades presenciales con los socios y simpatizantes, destacando las visitas a mercados ecológicos para conocer el origen de los productos.

Imagen de una plantación que se visitó durante el proyecto autonómico en Andalucía

ADICAE Murcia

Con total garantía, la propuesta realizada por la sede de ADICAE en Murcia es la más rompedora de todas las que se han visto este año: la creación de un modelo de marketplace con los pequeños productores locales. Eso qué supondría, pues la implantación de una plataforma donde diferentes productores pueden anunciar y comerciar sus productos bajo el sello, la defensa y control de la propia plataforma. Este es un modelo muy expandido que utilizan otras grandes marcas del comercio electrónico.

El funcionamiento sería bastante sencillo y similar al de la iniciativa ¿Quién es el Jefe?:

  • En primer lugar, por cada tipo de producto se fijan unas condiciones con los socios para ofrecer a los consumidores la posibilidad de elegir entre diferentes características además de los respectivos precios de cada producto.
  • A continuación se elige (entre todos los socios) las características y también el precio del producto que quieren consumir. La tendencia mayoritaria de los consumidores definirá las características que se desean para el producto en cuestión.
  • Una vez establecido lo anterior, cada producto es puesto a la venta (siempre respetando aquellas características que habían sido seleccionadas por los socios).
  • Finalmente se evalúa la utilidad y notoriedad de la nueva iniciativa de compra a la par que se busca una mayor difusión por medio de la interacción con ¿Quién es el Jefe?

Eso requerirá de mucha complejidad, tanto por el contacto con los distintos proveedores como por la organización de los socios y consumidores. Ahora bien, en caso de sacar adelante la iniciativa, supondría un escaparate gigantesco de la asociación a todos los niveles y una gran oportunidad de consumo para una comunidad autónoma con pocas posibilidades de compras sostenibles hasta el momento.

Imagen de una de las plantaciones que se visitaron durante el proyecto de economía circular de Andalucía.

ADICAE Extremadura

A partir del encuentro entre consumidores y productores celebrado el pasado 15 de octubre en Cáceres, nació un grupo de trabajo sobre economía circular. Ese grupo, formado por socios, pero también por miembros del equipo técnico de ADCIAE en toda Extremadura, busca potenciar en primera instancia la transmisión informativa y la formación de nuevos consumidores respecto a la economía circular, pero también tiene un sentido práctico.

El objeto del grupo de trabajo no ha sido otro que el que los propios consumidores vean las beneficios que tiene para ellos la economía circular y colaboren en la generalización de la misma por toda la región.

A medio y largo plazo tampoco se descarta la creación de alguna plataforma que conecte la demanda de los consumidores de Extremadura con la oferta de los productores locales. Sería algo así como lo que se está planteando en la Región de Murcia, aprovechando las herramientas digitales para multiplicar las opciones de consumo responsable y sostenible.

ADICAE Santa Cruz de Tenerife

En el encuentro provincial entre consumidores y productores del 27 de octubre, en el que participaron representantes de La Gallita Mia, una iniciativa de cultivo de productos de huerta de kilómetro 0, y de Mia Sustainable, una marca de ropa sostenible afincada en las Islas Canarias, se invitó a los participantes a una visita posterior a la finca y al taller de textil.

Pues bien, justo un mes después, el día 27 de noviembre, se procedió a la visita a los dos centros de producción, pudiendo admirar los socios y consumidores cómo es el día a día en dos iniciativas de producción y consumo responsable y sostenible.

Bajo un ánimo de concretar un poco más, las visitas consistieron en una primera exposición del trabajo diario desarrollado, en la exposición de las dificultades en el mantenimiento de un cultivo ecológico, en cuáles son los principales canales de distribución y precios del mercado agrícola, en un debate sobre formas de vida sostenible y en un pequeño ágape y entrega de obsequios.

De cara al futuro, si la situación sanitaria mejorara, la sede de ADICAE en Tenerife tiene previsto celebrar un taller práctico en los próximos meses para aprender más sobre la siembra, el mantenimiento y la recolección. Además, de cara a 2021, uno de los socios de la zona va a presentar una propuesta al ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife de bonificación para las personas que instalen sistemas de autoconsumo.

¿Cuál debería ser el futuro de ADICAE en materia de economía circular?

ADICAE, como asociación de consumidores, lleva desde el año 2015 presentando una especial sensibilidad en la necesidad de un marco de consumo más sostenible y responsable. Frente al usar y tirar de la economía lineal, la asociación se muestra a favor de la economía circular como herramienta clave para los consumidores y para el planeta.

Si durante los primeros años de elaboración de proyectos sobre economía circular, la tónica principal fue la alimentación, desde 2019 se expandió el foco para pasar analizar el consumo en todos y cada uno de sus ámbitos de actuación. En ese sentido, para el proyecto de este año, se ha seguido dando relevancia al consumo desde una perspectiva de nuevos hábitos nacidos por la pandemia de la Covid-19.

Así, a lo largo de la elaboración de las distintas actividades y materiales del proyecto de economía circular 2020 (disponibles en la web), se han podido extraer conclusiones contundentes. Ahora bien, una vez se cuenta con toda esta información, es de relevancia exponer las distintas medidas sobre economía circular que ADICAE podría (y debería) desarrollar en el futuro para luchar contra el cambio climático.

Para ello hay que contextualizar y explicar que los fondos de recuperación europeos ofrecen una gran oportunidad para implantar estrategias de economía circular. En ese sentido, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente destaca que las entidades financieras han de jugar un papel fundamental en la financiación de actividades sostenibles y ecológicas. De hecho, una mayor implicación de recursos por parte de las entidades financieras ayudaría sobremanera a los siguientes objetivos (integrados en los ODS):

  • 6. Agua limpia y saneamiento.
  • 7. Energía limpia y asequible.
  • 8. Trabajo decente y crecimiento económico.
  • 9. Industria, innovación e infraestructura.
  • 12. Producción y consumo sostenibles.
  • 13. Acción climática.

Sabiendo esto, es imprescindible desarrollar, o seguir desarrollando, la siguiente batería de acciones:

  1. Sensibilizar el abondono del crecimiento lineal y el derroche de recursos que se ha producido hasta hoy.
  2. Presionar a las administraciones gubernamentales para cambiar el orden de prioridades de las entidades financieras, de forma que dejen de lado la rentabilidad para preponderar la calidad y transparencia en los servicios. Especialmente en los cambios estructurales y tecnológicos en referencia a los consumidores vulnerables.
  3. Fomentar un nuevo enfoque sobre las inversiones destinadas a la recuperación económica para cubrir las necesidades de desarrollo de un medio ambiente más saludable.
  4. Partiendo de los datos presentados en el Congreso Internacional Bancario de Santander de 2020, destacar la importancia de las pequeñas y medianas empresas y la necesidad del apoyo económico a éstas, pues son clave en el consumo de proximidad.
  5. A partir de la nueva directiva de la Unión Europea sobre demandas colectivas, los servicios jurídicos de ADICAE analizan, estudian y, si fuera pertinente, activan demandas colectivas.

Medidas no tan concretas, pero de igual importancia, que ADICAE debería generar, son:

  1. Presentar el ahorro como herramienta básica para los consumidores.
  2. Exigir medidas de protección para los consumidores más vulnerables.
  3. Gestionar la continuidad del consumismo racional y equilibrado que surge de la pandemia fomentando la continuidad de la misma.
  4. Formar a los consumidores respecto a las R’ de la economía circular: repensar, rediseñar, reutilizar, reparar, remanufacturar, reciclar y recuperar.
  5. Reclamar el fin de la obsolescencia programada y en beneficio de la reparabilidad de máquinas y utensilios.
  6. Recomendar el consumo de productos saludables por las múltiples ventajas de salud que tienen para los consumidores.
  7. Potenciar el consumo local y la relación directa entre los productores o consumidores, así como las distintas alternativas de consumo como los grupos de consumo o los supermercados cooperativos.
  8. Presionar y denunciar aquellas productos o servicios que no cumplen con la realidad prometida: hipotecas verdes, productos ecológicos y sostenibles y demás servicios éticos.

Lo siguiente que habría que plantear es a partir de qué acciones de la asociación se pueden alcanzar esos fines propuestos anteriormente:

  • Por medio de la organización y celebración de talleres sobre la economía circular tanto en el ámbito regional como en el nacional. Tanto es así, que incluso se suelen celebrar actividades complementarias entre los proyectos y las sedes regionales.
  • Potenciando los distintos comités y grupos de trabajo telemáticos y realizando reuniones de carácter local y nacional donde se haga un seguimiento de las actividades propuestas.
  • Generando, para los futuros proyectos de economía circular, nuevos encuentros interterritoriales entre consumidores y productores, ya sea para conocer nuevas iniciativas o para percibir la evolución de aquellas que ya han colaborado previamente con ADICAE.
  • Colaborando con el Gobierno, las instituciones públicas, privadas, y las entidades financieras para mejorar las medidas de protección a los consumidores vulnerables.
  • Utilización de boletines internos, web, las redes sociales y contacto con la prensa, radio y televisión para la divulgación de todas las acciones de ADICAE en materia de economía circular.
  • Publicación de nuevos materiales informativos y formativos sobre economía circular así como constante revisión de las antiguas y promoción de las mismas.

Son, todas estas, pequeñas claves de gran utilidad para el futuro de ADICAE como organización de defensa y promoción de marcos de consumo sostenibles y responsables para los consumidores. La gran mayoría de las medidas anteriores se están desarrollando, o se han desarrollado en algún  momento, lo que supone una muestra más de la buena salud de la asociación. Eso sí, siempre dispuesta a la evolución para una mejor defensa de los consumidores.

Los próximos años serán clave para observar hacia el sentido al que vire el consumo tras los recientes cambios vividos. Por eso mismo ADICAE se siente en la obligación de estar más pendiente si cabe de todo lo referido al desarrollo de modelos mucho más útiles para los consumidores, como es el caso de la economía circular.

Poco a poco se va vislumbrando el cambio y, como decía Bibiana Medialdea, la directora general de Consumo del Ministerio de Consumo, «Las decisiones de consumo tienen una base colectiva y las políticas públicas son clave para ayudar a la economía circular. En ese sentido, las actividades de ADICAE son clave para fomentar un consumo responsable», es decir, que la asociación jugará un papel importantísimo en los años venideros, papel para el cual está más que preparado.

Información elaborada a partir de la inestimable colaboración de Frederic Moreno, profesor de orientación laboral, socio e integrante del comité de economía circular de AICEC-ADICAE en Cataluña.

Encuentro sobre consumo saludable el día 4 de noviembre en Málaga

En el afán de ADICAE por ofrecer a sus socios y consumidores una formación crítica sobre el consumo y la alimentación, Málaga organizará el próximo día 4 de noviembre (17:00 horas) un encuentro sobre el consumo de alimentos saludables, asequibles y sostenibles. Dicho encuentro, además, podrá ser seguido por medio de videoconferencia desde Zoom.

En los tiempos actuales, de pandemia y de crisis económica, es relevante para las familias elegir productos sostenibles, de calidad y cercanía sin que estos se vayan de presupuesto. Por eso mismo, en el encuentro se darán consejos para hacer una compra eficiente, de productos de temporada elaborados en Málaga, sin tantos envases, y con una mayor oferta de productos sostenibles.

Otro aspecto muy interesante del encuentro, es que se pretende crear mecanismos que permitan la agrupación con otros consumidores. Eso permitiría participar en compras colectivas, conseguir mejores condiciones de compra y fomentar una forma de consumo más asequible, justa y respetuosa con el planeta.

Está claro que la acción colectiva de los consumidores juega un papel clave antes las grandes cadenas de distribución y producción. No en vano, solo así se podrá lograr un cambio en el sistema alimenticio que sea saludable, sostenible y justo, además de con precios equilibrados.

Los ponentes del encuentro van a ser: Cristobal Hevilla Ordoñez, fundador de la empresa Familia Hevilla, que ofrece productos ecológicos desde hace 13 años por toda España, y Lila de las Heras Martín, apasionada de la nutrición, de hecho imparte cursos de cocina, y que ha abierto su propio restaurante (el Tesoro del Puchero) en Málaga con productos de proximidad.

El siguiente enlace de Zoom será a través del cual se puede uno inscribir y conectarse para el encuentro: https://us02web.zoom.us/meeting/register/tZIof-6sqj4qG9GQfji6PQqEiSo75-IfGvJQ