Blog

Desgranando la estrategia europea para un sistema alimenticio saludable y sostenible

El marco alimenticio y la alimentación en general son unas de las grandes preocupaciones entre los distintos estados miembros de la UE. Hacía mucho tiempo que se venía pidiendo una estrategia alimentaria que fomentara una mejora en los hábitos de consumo alimenticio y esa finalmente llegó con De la granja a la mesa

Aprobada y presentada por la Comisión Europea el pasado 20 de mayo, esta estrategia quedó encuadrada dentro del Pacto Verde Europeo, la principal hoja de ruta para garantizar una economía sostenible en todo el territorio europeo. De vuelta a De la granja a la mesacalificada por la propia Comisión como una de las piedras angulares de las prioridades 2019-2024, esta no tiene otra objetivo que el acercamiento de los consumidores a un sistema alimentario mucho más solidario y sostenible.

Con el ánimo de ser un poco más concretos, la primera de las prioridades de esta nueva estrategia europea es garantizar el acceso a alimentos saludables, asequibles y sostenibles para todos los consumidores europeos. A continuación, es preciso mencionar como prioridad la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente y la prevención de la biodiversidad.

Imagen de un agricultor cultivando el campo| Licencia creative commons

A lo anterior habría que añadir también un rendimiento económico justo en toda la cadena alimentaria, de forma que se acabe con la pésima tónica habitual en la que los productores reciben cantidades ínfimas por sus productos mientras que los distribuidores y cadenas comerciales inflan los precios de venta. Sin olvidar el apoyo que las instituciones europeas quieren insuflar a la agricultura ecológica.

En palabras de Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, «La Estrategia sobre Biodiversidad y la Estrategia «De la Granja a la Mesa», elementos centrales del Pacto Verde, apuntan hacia un equilibrio nuevo y mejorado entre la naturaleza, los sistemas alimentarios y la biodiversidad para proteger la salud y el bienestar de nuestros ciudadanos y, al mismo tiempo, incrementar la competitividad y la resiliencia de la UE».

Uso de plaguicidas

Para lograr lo anterior, la UE articula una serie de proposiciones y medidas referentes a distintos ámbitos, todos ellos complementarios. Respecto al uso de plaguicidas en la agricultura, que contribuyen a la contaminación en el suelo, agua y aire, se tomarán medidas para reducir un 50% el uso de los plaguicidas químicos para 2030 y otras tantas para reducir un 50% el uso de los plaguicidas más peligrosos para 2030.

Exceso de nutrientes

El exceso de nutrientes en el medio ambiente es otra fuente importante de contaminación en el aire, el suelo y el agua que repercute de forma negativa en los ecosistemas. Por eso mismo, las medidas relacionadas con lo anterior irán encaminadas a reducir las pérdidas de nutrientes en al menos un 50% sin alterar la fertilidad del suelo, al tiempo que se reduzca el uso de fertilizantes al menos un 20% para 2030.

El excesivo uso de antibióticos genera una resistencia y su pérdida de eficacia| Licencia creative commons.

Resistencia a los antimicrobianos

Esta situación, que deriva del excesivo uso de los antibióticos para la salud humana y animal, ocasiona unas 33.000 muertes de personas de la Unión Europea cada año. En ese sentido, la Comisión reducirá un 50% las ventas de antimicrobianos (agente que mata microorganismos o detiene su crecimiento) para animales de granja y de acuicultura de aquí a 2030.

Fomento de la agricultura ecológica

La agricultura ecológica es una práctica respetuosa con el medio ambiente que debería seguir desarrollándose. Por eso mismo, la Comisión Europea impulsará el desarrollo de los cultivos ecológicos en la UE con el fin de que en 2030 el 25% de todas las tierras agrícolas se dedique a la agricultura ecológica.

La Comisión Europea es totalmente consciente de la necesidad de crear un entorno alimentario saludable para que las decisiones sostenibles sean fáciles de tomar y ejecutar. Eso solo puede pasar por una mayor información y formación a los consumidores europeos y ofreciendo todo tipo de ayudas a la producción sostenible y ecológica.

Imagen de ejemplo de Nutriscore aplicado a un alimento| Licencia creative commons.

Nuevo sistema de etiquetado 

Si bien en España ya contaremos con Nutriscore desde principios de 2021, la Comisión Europea propondrá un etiquetado nutricional obligatorio en la parte frontal de los alimentos. La idea es disponer a medio plazo de un marco de etiquetado de alimentos sostenibles que abarque los aspectos nutricionales, climáticos, medioambientales y sociales de los alimentos.

Intensificar la lucha contra el desperdicio de alimentos

En España se desperdician 7,7 millones de toneladas de alimentos al año y entre un 30% y un 50% de los alimentos comestibles acaban desechados. Lógicamente esa es una tendencia que no puede continuar, por lo que desde las instancias europeas se pretende reducir un 50% de los residuos alimentarios per cápita en el comercio minorista y entre los consumidores en 2030. Eso pasa por proponer objetivos vinculantes entre los estados miembros, de forma que exista seguimiento y control.

Investigación e innovación

Habrá inversiones en I+D por valor de 10.000 millones de euros en el marco de Horizonte Europa para la alimentación, la biomecánica, los recursos naturales, la agricultura, la pesca, la acuicultura o el medio ambiente. A eso, por supuesto, habría que sumar los servicios de asesoriamiento a explotaciones y la red de datos de sostenibilidad agrícola de la Política Agraria Común.

Imagen de un mercado de productos saludables y sostenibles| Licencia creative commons.

Transición a nivel mundial

En caso de alcanzar ese nivel o marco de sostenibilidad para los productos europeos, eso podría repercutir en una mejora de la ventaja competitiva y en nuevas oportunidades comerciales para los agricultores europeos. Así, la UE colaborará con terceros países y organizaciones internacionales para apoyar el paso mundial hacia sistemas alimentarios sostenibles.

Respecto a los plazos de aplicación de la estrategia europea de alimentación De la granja a la mesa, esta ha dado comienzo a finales del 2020 y para 2023 todas y cada una de las medidas estarán implementadas.

Por citar lo que ya está en movimiento, serían:

  • Adopción de recomendaciones relativas a los nueve objetivos específicos de la política agrícola común (PAC) para cada uno de los Estados miembros antes de que presenten oficialmente sus respectivos proyectos de plan estratégico de la PAC.
  • Revisión del programa de promoción de la UE para productos agrícolas y alimentarios, con miras a aumentar su contribución a la producción y el consumo sostenibles.

Para más información sobre los plazos, recurrir al anexo de la propia estrategia: https://bit.ly/38HlACV.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Suscríbete al Boletín

Síguenos en Facebook

Más Noticias

Únete a Adicae

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Suscríbete al Boletín

Síguenos en Facebook

Más Noticias

Únete a Adicae

hazte socio de adicae