Blog

Semana de la Movilidad: más coches de segunda mano ante la falta de alternativas sostenibles

La crisis de suministro de piezas para la fabricación de vehículos nuevos está multiplicando el mercado de los vehículos de ocasión. Así lo prevén los expertos en movilidad y comercialización de vehículos, que estiman que la “parálisis” en el mercado de producto nuevo provoca que las ventas de coches de segunda mano alcancen los dos millones este año en España. En realidad, salvo el año de pandemia, cada año se venden en nuestro país aproximadamente esos dos millones de vehículos de segunda mano, lo que convierte este segmento en el más demandado por los consumidores a pesar de que es el medio de transporte menos sostenible, menos eficiente y menos seguro. Ocurre, claro está, que son más baratos.

De hecho, los analistas del sector afirman que los compradores giran hacia el mercado de ocasión «como alternativa más económica frente al incremento de los precios de los modelos nuevos -de entre un 3% y un 6%- y el aumento en los plazos de entrega, que ya superan los tres meses», según datos de promoCAR de Kantar publicados en varios medios. Así las cosas, las ventas de segunda mano en agosto casi triplicaron a las de coches nuevos. «Para responder a la creciente demanda, las marcas estén recurriendo a las importaciones».

Y esto significa transporte, logística, movilidad, y un incremento en las emisiones y en la contaminación, desde la propia comercialización del vehículo usado. Al final, los fabricantes están mostrando su incapacidad para proveer herramientas de transporte sostenibles y, sobre todo, accesibles para los consumidores, que se ven obligados a recurrir al vehículo usado para poder disponer de un medio de transporte cotidiano. En esta ‘Semana de la Movilidad’ postpandemia se están observando importantes desajustes que convierten al consumidor, como en otros muchos sectores, en pagano y sufridor de una estructura de mercado sobre la que tiene muy escasa capacidad de acción.

Por eso los eslóganes y las ideas fuerza institucionales de esta ‘Semana de la Movilidad’ merecen una crítica ya no tan constructiva. Poner sobre las espaldas del ciudadano, del consumidor individual, la responsabilidad de hacer avanzar la sociedad hacia una movilidad y un transporte sostenibles y ecológicos olvida, quizá deliberadamente, que si no se ponen en circulación medios de transporte en condiciones accesibles para todos los consumidores ello obedece a un mercado, el de la fabricación de vehículos, ineficiente, desorganizado y completamente ajeno a mínimos parámetros de economía circular. Baste recordar que los chips que están paralizando toda la industria se fabrican en apenas un puñado de países y consumen materiales de muy difícil extracción, que se están agotando y explotan los recursos naturales.

Y si el transporte colectivo y público no se desarrolla y se usa en todo su potencial tiene mucho que ver con el mantenimiento de redes, tecnologías y medios humanos desactualizados, recortados e insuficientes, que no dan respuesta a las necesidades y a los derechos que tenemos todos los consumidores. Por eso, al final, la respuesta de dos millones de personas cada año es echar mano del coche de segunda mano. España es el país europeo con el parque móvil más anticuado de Europa, camino de los 15 años. No hay señales que anticipen que eso vaya a cambiar en un futuro inmediato.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Suscríbete al Boletín

Síguenos en Facebook

Más Noticias

Únete a Adicae

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Suscríbete al Boletín

Síguenos en Facebook

Más Noticias

Únete a Adicae

hazte socio de adicae