Blog

La compra online ofrece ventajas, pero también genera nuevas formas para hacer ‘picar’ al consumidor

Según una conocida firma de tarjetas de crédito, el gasto en compras electrónicas supone apenas un 5% del total de sus pagos electrónicos en España. Aunque el negocio en lo virtual diste de ser mayoritario, las marcas usan Internet para atraer clientes a las tiendas físicas

La compra online cada vez mueve más volumen de negocio, pero está lejos de ser una competencia para las tiendas de toda la vida. Según un estudio del portal de análisis comercial eMarketer, 6 de cada 10 consumidores abandonan su “carro de la compra virtual”. Esto es, entran en las webs de empresas y fabricantes, miran sus productos, los seleccionan, pero en el momento final de pagar desestiman la compra.

Este fenómeno se produce porque los consumidores han adquirido hábitos más críticos a la hora de comprar. Así, consultar los portales de venta y simular la compra permite hacerse una idea del coste total de todos los artículos que quieren adquirir antes de hacer efectiva la adquisición. El consumidor puede encontrar además ofertas ventajosas que a veces solo se dan en Internet, ya que la amplitud de la competencia propicia que los precios sean muy ajustados.

También hay consumidores que simplemente dejan la compra virtual para más adelante, o que renuncian a ella al encontrarse con que los gastos de envío encarecen más de lo esperado el pedido. En este sentido, es importante fijarse en el coste total antes de consumar la adquisición, ya que en el último paso del proceso de compra online pueden aparecer cargos “sorpresa”.

NUEVAS FORMAS DE HACER “PICAR” AL CONSUMIDOR

Aunque finalmente no se materialice la compra, los portales de venta online sirven para dar a conocer los productos, que muchos clientes adquieren después en tiendas físicas. Otro fenómeno que se observa en las grandes cadenas es el de clientes que compran en Internet pero que recogen sus pedidos y los devuelven en los establecimientos físicos -una manera de ahorrarse los gastos de envío-, lo que, en muchas ocasiones, lleva a que los consumidores, una vez en la tienda, “piquen” y acaben por comprar más productos de los que realmente querían en un principio.

EN LA COMPRA A DISTANCIA TAMBIÉN HAY DERECHOS

Comprar por Internet no supone renunciar a ningún derecho como consumidor. Así, hay un plazo máximo de 30 días para ejecutar un pedido, y el consumidor tiene siete días para decidir si cambia o devuelve el producto. En nuestra sección Conozca sus derechos encontrará información sobre los derechos que le asisten en estos casos.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en print

Deja un comentario

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Categorías

Zerowaste
Obsolescencia programada
Greenwashing
Energía y Electricidad
Economía Circular
Consumo responsable
Alimentación saludable

Más Noticias

Únete a Adicae

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Categorías

Zerowaste
Obsolescencia programada
Greenwashing
Energía y Electricidad
Economía Circular
Consumo responsable
Alimentación saludable

Más Noticias

Únete a Adicae

hazte socio de adicae