Hacia un sistema alimentario sostenible

Consumo alimentario sostenible

Desde hace tiempo estamos viendo que nuestro sistema alimentario tiene graves efectos económicos y sociales. La concienciación por parte de los consumidores y consumidoras es cada vez mayor y la apuesta por un sistema alimentario sostenible tiene cada vez más fuerza.

¿Cómo es la industria alimentaria actual?

El sistema alimentario actual se basa en tres ejes: globalización, monocultivo y control por parte de corporaciones transnacionales. La problemática de la agricultura globalizada ha generado importantes efectos nocivos para la salud de los consumidores y consumidoras. Además el uso extensivo de pesticidas ha provocado un daño irreparable en el medio ambiente por la contaminación del agua, el suelo y el aire.

Este tipo de prácticas también dan lugar a epidemias o brotes, causadas por las explotaciones agrícolas basadas en el monocultivo en áreas tropicales. En ese sentido, una de las principales problemáticas de las explotaciones de un solo cultivo es la pérdida de biodiversidad vegetal, que directamente provoca una pérdida de la biodiversidad en cuanto a insectos, animales y sus depredadores. 

Además de la contaminación, hay otro tipo de problemáticas socio-sanitarias, como la contaminación ligada al transporte por la exportación e importación de alimentos por todo el mundo. Muchos productos a los que tenemos acceso son de importación, lo que significa que estos alimentos han recorrido miles de kilómetros y contaminado mucho antes de ser llevados al punto de venta. Esto provoca un desplazamiento de los productos locales y por ende una desvalorización del producto local y de proximidad. Esta caída de los precios genera una concentración de la venta de alimentos en grandes superficies y provoca una disminución del comercio local en las ciudades.

Además, nuestro sistema alimentario actual produce toneladas de desperdicios alimentarios, mientras otras zonas del planeta no tienen acceso a productos básicos. Dando lugar así a un sistema nada sostenible e injusto con ciertas zonas desfavorecidas del planeta.

Contaminación
Lago contaminado por plásticos y sustancias nocivas

Un sistema alimentario sostenible

La sustentabilidad del sistema agroalimentario puede ser entendida como un conjunto de atributos que cubren los aspectos ecológicos, sociales y económicos de los flujos alimentarios. Un sistema alimentario sostenible es aquel que garantiza la seguridad y la nutrición para todos, de forma que éste no comprometa la seguridad económica, ambiental y social de las futuras generaciones.

Existen movimientos a nivel global que luchan por un sistema alimentario sostenible, como es La Vía Campesina Internacional, una organización que lucha por la soberanía alimentaria. Otra organización digna de mención es Slow Food, cuya meta es preservar los alimentos que se generan localmente teniendo en cuenta cultura y tradiciones.

La soberanía alimentaria se entiende como el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles y producidos de forma sostenible y ecológica, así como el derecho a decidir sobre su propio sistema alimentario y productivo.

¿Qué podemos hacer como consumidores?

Vivimos en un momento crucial, en el cual debemos apostar por un sistema alimentario sostenible que  nos proporcione alimentos a todos los ciudadanos de todos los rincones del mundo. Las actuales generaciones tienen una gran responsabilidad para hacer frente a la actual crisis climática global y revertir el avance del calentamiento global.

Consumo alimentario sostenible
Bolsa reutilizable con vegetales

A nivel del estado español, existen diversas entidades y organizaciones que apuestan por un consumo sostenible, así como grupos de consumidores que se unen para apostar por el producto local, de temporada y ecológico.

También existen otros proyectos como los huertos urbanos autogestionados, como CSOA L’Horta en el barrio de Benimaclet, en Valencia, donde los vecinos socios tienen acceso a su propio espacio de huerta donde cultivar sus hortalizas.

A través de estas iniciativas, los consumidores tenemos capacidad de decidir qué tipo de sistema alimentario queremos para nosotros y para las futuras generaciones. Desde Adicae apostamos por un sistema alimentario sostenible y ponemos a vuestro alcance guías para mejorar nuestra compra diaria.